Baciyelmo 2

Baciyelmo 2
«Eso que a ti te parece bacía de barbero, me parece a mí yelmo de Mambrino, y a otro le parecerá otra cosa». Quijote, I, 25.